Avisar de contenido inadecuado

VIRREINATO EN LA NUEVA ESPAÑA

{
}

PANORAMA DEL PERÍODO DEL  VIRREINATO EN LA NUEVA ESPAÑA

 

Para la historia de México el periodo llamado colonial empieza en el siglo XVI, cuando los españoles, al mando de Hernán Cortés conquistaron la antigua México-Tenochtitlán.  

 

Así fundaron la Nueva España, nombre que los conquistadores le dieron a la actual ciudad de México. También se conoce esta etapa con el nombre de virreinato porque el país, durante el tiempo que duró, fue gobernado por un representante del rey de España que tenía el título de virrey.

 

Es muy raro que haya épocas que abarquen exactamente una cifra decimal redonda, pero en nuestra historia colonial así es, ya que se considera que esta etapa empieza estrictamente en el año de 1521, cuando cayó en poder de los españoles la antigua Ciudad de México: Tenochtitlán, y termina 1821, año en el que se declaró la independencia de México. 

Así pues el periodo colonial abarca 300 años y está usualmente dividido en tres periodos: el primero, y más antiguo el que corresponde al siglo XVI y abarca todo lo que pasó en la Nueva España desde 1521 hasta 1600; el segundo, el del siglo XVII, que comprende lo sucedido entre 1601 y 1700, y finalmente, el tercero y último, el del siglo XVIII mexicano y que va de 1701 y 1800. Los veintiún años que faltan para llegar a 1821 ya pertenecen al siglo XIX, y todavía son parte de la historia colonial, aunque los historiadores les conceden a esos años finales de la colonia el apelativo de periodo, “de transición”, ya que la lucha iniciada por Miguel Hidalgo y Costilla contra el dominio del gobierno español en la Nueva España había comenzado en 1810 dando lugar así al nacimiento de México. 

La importancia del periodo colonial es determinante tanto para la historia de nuestro país como nación independiente como para la historia de todo Occidente, ya que, a partir de ese momento, América entró a formar parte del mundo que hasta entonces conocían los europeos. 

La religión católica ganó nuevos e importantes territorios, cambió el lenguaje, la traza de las ciudades, las manifestaciones culturales y artísticas y se inició el mestizaje o sincretismo, es decir la mezcla entre los conquistadores y los conquistados, combinación que definió el carácter actual que tienen hoy todas las naciones llamadas latino o hispanoamericanas. 

Para entender cabalmente la complejidad del periodo colonial mexicano habría que analizar, en un principio, dos tipos de dominación española: la conquista militar y la conquista espiritual, y después, adentrarse en cómo fue el establecimiento de las ciudades españolas, cuál la situación de los naturales, cómo estaba constituido y cuál era el funcionamiento del gobierno colonial; la importancia de las autoridades eclesiásticas, las nuevas formas de moral y también el terror que inspiró el Santo Oficio todo ello sin olvidar, por supuesto, los estratos o castas de los que estaba compuesta la sociedad colonial. 

No menos importante fue, por supuesto, el arte y la cultura en la Colonia que en cada siglo XVI, XVII y XVIII tuvo manifestaciones particulares, la vida cotidiana y el surgimiento del criollismo, de donde salió el conjunto de hombres que, finalmente, habrían de terminar con la Colonia y con la dependencia que, de España, tenía México. 

 

http://www.mexicodesconocido.com.mx/el-virreinato-o-epoca-colonial-1521-18101.html 

 

 

El Virreinato

Las organizaciones políticas y las divisiones territoriales de la Nueva España. 

 

Una vez consolida la conquista de la Nueva España, la corona española trasladó las instituciones políticas a la región como parte de la monarquía.  

El virreinato de la nueva España estuvo conformado por cuatro audiencias: La Española, México, Guatemala y Nueva Galicia. 

 

 

 Las Audiencias

La Real Audiencia era el supremo tribunal de justicia durante la época colonial. Fue un organismo político-administrativo que residía en las principales ciudades de América. Formado por cuatro oidores o magistrados, era tribunal de primera instancia en algunos casos, y de apelación de las sentencias de los jueces inferiores. 

Las Audiencias fueron el más alto Tribunal Judicial de Apelación en las Indias, con jurisdicción civil y criminal y con amplia competencia, ya que ésta solía extenderse a la jurisdicción eclesiástica. Sobre la Audiencia sólo estaba el Consejo de Indias, al que se podía recurrir únicamente en casos de muy elevada cuantía.

Las Audiencias tenían, además, que ocuparse de casos especiales, como los pleitos relativos a los intereses de los indios, para los que solían reservar dos días a la semana.  En éstos, los naturales estaban exentos de gastos procesales y se les designaban abogados especiales para que los representaran.

 

PROPIEDAD DE LA TIERRA 

 

PROPIEDAD DE ESPAÑOL  

Las condiciones para organizar la propiedad de la tierra en la Nueva España, fueron establecidas mediante las instituciones que se aplicaban en España, de esta manera se garantizaba la producción y explotación ganadera, minera agropecuaria.  

LA ENCOMIENDA: Se asignaba a cada español una cantidad de indios para cristianizarlos, a cambio los indios trabajaban para él.

 

EL REPARTIMIENTO: Fue el reparto de de tierras para la fundación de pueblos. Quería estimular la colonización de nuevas regiones. 

 

MERCEDES REALES: (Se otorgaron como recompensa a los particulares que habían prestado servicios de conquista y pacificación. 

 

LAS HACIENDAS: Son verdaderos latifundios conocidas como haciendas. Los indígenas 

despojados tuvieron que trabajar para los hacendados. 

 

 

La función de la iglesia 

  

La iglesia católica formaba parte del gobierno español y estaba vinculada íntimamente a los intereses de la corona, su función era cristianizar los indígenas y arraigar otra cultura, moral y costumbres en la Nueva España. Su poder terrenal fue tan poderosos como el espiritual, logrando concentra una gran fortuna y la mitad de las tierras, disputándolas con los grandes hacendados.  

 

La estructura organizativa de la iglesia en la Nueva España se presentaba de la siguiente manera:  

 

FUNCIONES 

Cristianizar a los indigenas

Fundar una nueva cultura, moral y costumbres  en la Nueva  España. 

•Mantener los dogmas de la  Iglesia Católica. 

•Mantener la cohesión de la sociedad novohispana. 

 

RAMAS 

•CLERO REGULAR: Integrado por  individuos que vivian en comunidad, sujetos a normas   de  pobreza, humildad y caridad. 

•CLERO SECULAR: Integrado por  sacerdotes que dependen de la  jerarquía eclesiástica. 

 

INSTITUCIONES 

•LA SANTA INQUISICION: Fue el  principal mecanismo de  persuación para mantenerse  dentro de la fe cristiana y sus dogmas 

 

La Colonia 

La sociedad novohispana estaba dividida en grupos, según el origen de las personas. Los españoles eran una minoría, pero poseían muchas tierras y casi todas las minas. Ocupaban los cargos importantes, en el gobierno y en la Iglesia. Participaban en el comercio. Dominaban los criollos (hijos de españoles nacidos en América),  a los indígenas, los negros y las castas, que eran el resultado de 

las diversas mezclas. La más abundante e importante era la de los mestizos, hijos de españoles e indígenas. 

A finales del siglo XVI, los indígenas sufrieron epidemias y un enorme desaliento causado por la derrota, los trabajos forzados y la certeza de que su situación empeoraba. 

 

Muchos perdieron sus tierras y tuvieron que trabajar para los españoles y criollos. Los que no vivían en los pueblos de indios trabajaban en haciendas, minas o en las ciudades como sirvientes, artesanos, o empleados en los obrajes. La esclavitud de los indígenas estuvo casi siempre prohibida, excepto cuando se rebelaban contra el gobierno virreinal; pero se practicaba con frecuencia. 

 

Con todas estas adversidades, muchos indígenas murieron. Durante el siglo XVII la población de la Nueva España se redujo, faltaron manos para trabajar y la economía comenzó a decaer. 

Al avanzar los novohispanos hacia el norte, las tribus chichimecas de San Luis Potosí, Zacatecas, Aguascalientes, Coahuila, Durango, se mezclaron tanto entre ellas mismas, con los españoles y los indígenas del centro, que comenzaron a convertirse en ese pueblo mestizo que somos los mexicanos. 

Más tarde llegaron africanos y asiáticos que contribuyeron a la variedad física de los mexicanos. Ese mestizaje no ha terminado, a México sigue llegando gente de muchos lugares.  

 

Fuente: SEP, Historia Cuarto grado, México, 1999, págs. 70 – 72 

 

 

La estratificación social en la Nueva España se encontraba de la siguiente manera: 

 

En la cúspide estaban los peninsulares, algunos recién llegados con las reformas borbónicas, sus funciones estaban vinculadas a la Corona, con gran peso económico y   una posición social privilegiada; tenían sus residencia en la Ciudad de México, Guadalajara, Puebla, Guanajuato, Valladolid y Oaxaca, por lo regular territorios privilegiados y vinculados a la capital del virreinato. 

 

En segundo escaño se encontraban los españoles americanos o criollos, éstos ocupaban puestos políticos y administrativos bajos y siempre subordinados a los peninsulares. Son hacendados, mineros medianos, rancheros y propietarios urbanos. Fue gente “letrada”: abogados, sacerdotes, militares e intelectuales, casi todos “liberales” que compartían un sentimiento de identidad   que les brindaba su lugar de nacimiento y su ascendencia española. 

 

El tercer estrato estaba la mayoría de la población, integrada por mestizos, indígenas, y castas. Los mestizos fue un grupo que creció de manera acelerada, con problemas de identidad, de desprestigio social, menosprecio   y marginación. Se encontraban en la ciudad desempañando oficios varios:

 

curtidores, zapateros, panaderos, artesanos, aguadores, mozos. Los indígenas por lo regular, se 

localizaban en el campo, relegados a la dinámica del trabajo comunal o al trabajo de las haciendas como jornaleros o peones libres, otros se convirtieron en peones encasillados de los terratenientes.  Las castas se establecieron tanto en la ciudad como en el campo y compartían casi los mismos oficios que los mestizos, con la diferencia de que sus trabajos fueron más arduos, pesados y hasta forzosos, en las minas y obrajes. 

 

 

Fuente: Benítez Juárez, Mirna Alicia. Historia de México I. Ed. Nueva imagen. México, 2008. Pp. 142.  


 

{
}
{
}

Comentarios VIRREINATO EN LA NUEVA ESPAÑA

Gracias por estas aportaciones que son tan importantes para efectos de investigación para tareas.
Angel López Angel López 22/11/2013 a las 02:01

Deja tu comentario VIRREINATO EN LA NUEVA ESPAÑA

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre